Que debe llevar una quinceañera a la iglesia

La tradición católica de la fiesta de quince años realizada comúnmente en el 15vo cumpleaños de la chica, se celebra con una misa de renovación de votos bautismales y una fiesta en donde se presenta ante la sociedad como la jovencita que ahora es.

Es importante entender que la celebración de la quinceañera no es ningún sacramento bajo el catolicismo. Durante la misa, la festejada recibe la comunión y realiza un acto de consagración a la Virgen María regalándole su ramo.

Preparación para la misa

Antes del día del evento, será necesario que la quinceañera asista a pláticas de preparación. Los requisitos pueden variar dependiendo de la parroquia a la que pertenezca la quinceañera pero en la mayoría piden lo siguiente:

  1. Tener el sacramento del bautismo
  2. Haber recibido la Primera Comunión
  3. Tener el sacramento de la confirmación, o estar tomando clases para realizarla.

Una vez cumplidos los requisitos, se puede elegir la fecha de la misa y la planeación del resto del festejo así como elegir al cortejo que acompañará a la quinceañera.

Elegir a los padrinos y al cortejo.

Los padrinos de la quinceañera son usualmente una pareja casada y estable que servirán como mentores para la joven chica. Su rol principal es guiarla por el camino de la espiritualidad y que trascienda de manera positiva en la comunidad.

El chambelán de honor será elegido por la quinceañera como su pareja. Su papel es importante y normalmente se elige a un hermano mayor, primo o amigo. Hoy en día la quinceañera puede decidir si desea o no tener chambelán y corte de honor así como el número de integrantes.

Ceremonia religiosa

La entrada a la misa comienza con la entrada de la quinceañera acompañada de sus padres o padrinos y es seguida por el chambelán así como el resto de la corte. En el altar, el sacerdote recibirá a la chica. A diferencia de una misa regular, las lecturas son especiales para la festejada con temas de juventud, amor eterno a Dios, entre otras.

Al terminar la eucaristía y tomar la comunión, la misa de quince años concluye con una bendición y aplausos para la festejada.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.